Noche de San Juan: cita con leyendas y rituales

fuego y agua san juan

Puerto Rico.- ¿Quién no se ha echado al agua siete veces durante la noche de San Juan? Aunque no todos en esta isla sepan nadar, nadie puede negar que el 23 de junio, en vísperas de la festividad de San Juan Bautista, miles se entregan a los rituales para echar la mala suerte de su lado, para lanzarla al fondo del mar, como en una especie de exorcismo.

Y es que junio, cómplice del solsticio de verano, ha propiciado a través del tiempo -primero en España y luego en toda América Latina- la celebración de una festividad con rituales variados donde el fuego se convierte en protagonista principal.

Se le conoce, de hecho, como el Festival del Fuego hasta el extremo de que en muchos lugares el culto pagano del fuego y las hogueras, ha sobrepasado la moda del tiempo, ya que al querer rendir tributo al sol se busca la purificación de los pecados cometidos.

De acuerdo con los historiadores, antiguamente se realizaban fogatas para esta fecha, en las que se calentaban alimentos que eran ofrecidos a los asistentes en una especie de súplica a la naturaleza para que el pan nunca faltara a la mesa.

A través del tiempo se fueron incorporando nuevos rituales y unos comenzaron a quemar ropas viejas, papeles, y cualquier objeto que era considerado de mala suerte.

No faltó quien caminara sobre las hogueras, y desde que surgieron las bebelatas para acompañar el baile y la comida, nadie se imagina esta festividad a secas.

Para el folclorista Néstor Murray Irizarry, es interesante que el agua esté presente en las festividades en América Latina y Puerto Rico, como un elemento de purificación.

“En Brazil, especialmente en Recife, uno puede apreciar la importancia del agua en esas festividades. Incluso hay gente que al levantarse, toma un alimento ligero y se van a dar un chapuzón a la playa y luego regresa a su trabajo como si nada”, reflexionó el fundador de Casa Paoli en Ponce.

“Y aquí en Puerto Rico, a pesar de que las fiestas van acompañadas con bebidas alcohólicas, existe una costumbre muy arraigada de acudir a la playa a dejar lo malo y purificarse en el agua”, continuó.

Y aunque se le llame la Fiesta de San Juan, nombre de la capital de Puerto Rico, su influencia se ha extendido a toda la Isla, por lo que no hay playa que se salve de recibir a cientos o, incluso, miles que buscan buena suerte, borrar las experiencias desagradables, renovarse o reconstruirse.

 ¿21, 23 o 24?

Aunque la noche del solsticio de verano es la del 21 de junio, la medianoche entre el 23 y 24 se ha adaptado a la moda para dar paso a la fiesta conmemorativa por el nacimiento de San Juan Bautista (24 de junio), como si la costumbre fuera la dictadura del tiempo.

Y el mismo tiempo se ha encargado de tejer historias para crear rituales, algunos de los cuales le dan al 24 de junio, especialmente al salir el sol, poderes excepcionales: como la leyenda de que las aguas de fuentes y arroyos están dotadas de poderes especiales para curar enfermos y brindar protección fantástica a los débiles.

Por eso hay quienes piensan que quien se baña entre olas esa noche quedará protegido durante todo el año.

También hay quien espera que al bañarse de espaldas al mar, mirando la luna, podrá realizar obras prodigiosas.

Tampoco escapan los solterones que se asoman por la ventana de su casa para ver pasar al amor de su vida, como han encontrado los folcloristas, y siempre hay quien quema un papel donde se ha escrito lo que quiere olvidar para lograr bienestar por todo el año.

Leyenda o no, algo es inequívoco. La Noche de San Juan promete. Para algunos una excusa para tomar tragos con la familia o amigos. Para otros promete el olvido.

Fuente: http://www.periodicolaperla.com

———————————————-

Nota del Templo de la Luz Interior.- En nuestros blogs hemos publicado numerosos artículos sobre las leyendas y tradiciones relacionadas con la mágica Noche de San Juan. Todo lector interesado en esta temática, puede encontrar esos artículos con facilidad, simplemente escribiendo “Noche de San Juan” (entre comillas) en el buscador propio de cada uno de nuestros blogs.

Acerca de Josep Riera de Santantoni

Parapsicólogo e investigador psíquico. Hipnoterapeuta. Consejero y Sanador Espiritual. Exorcista y terapeuta de Liberación, por la gracia de Dios. Su esposa Aguamarine es Alta Maga blanca, vidente y médium. Consejera espiritual. Experta en rituales de Limpieza, Descargas y y Contrahechizos.
Esta entrada fue publicada en Misterios, Ciencia, Leyendas, Mitos, Profecías, Tradiciones y Ritos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s