El infinito en el corazón de la Vía Láctea

Imagen captada por el Observatorio Herschel donde el anillo de gas helado está resaltado para enfatizar su forma. ESA / NASA

Un equipo de astrónomos han descubierto una enorme cinta de gas frío en el corazón de nuestra galaxia, que, curiosamente, tiene la forma del símbolo de infinito.

El observatorio Herschel ha fotografiado el corazón de la Vía Láctea a petición de unos astrónomos que pretendían estudiar el comportamiento de gas en el núcleo de la Vía Láctea.

“Estamos muy excitados por tener este misterio justo en el corazón de nuestra galaxia” ha afirmado Sergio Molinari, del Instituto de Física Espacial de Roma en declaraciones recogidas por la revista Wired.

La misión astrónomos dirigidos por Molinari es la de estudiar las perforaciones de gas en el núcleo de la Vía Láctea. Hasta ahora este estudio había sido realizado mediante imágenes fragmentadas de la región.

Un misterio en el núcleo de la galaxia

Con anterioridad otros astrónomos ya habían estudiado esta zona, pero con fotografías de baja calidad. Las imágenes en alta definición del Herschel han posibilitado el descubrimiento de esta caprichosa forma.

Las imágenes captadas por el telescopio sugieren que la temperatura de las cintas están tan solo a 15 grados Kelvin, es decir, 258 grados bajo cero en la escala Celsius.

Las fotografías también muestran que el anillo está girando alrededor del núcleo galáctico como una única unidad, si bien el centro de la nube de gas no coincide con el centro de nuestra galaxia, lo que supone un misterio para los investigadores.

Las líneas de estudio se centran ahora en saber cómo el anillo ha acabado retorcido de esta forma. Sospechan que puede ser debido a la fuerza gravitatoria que Andrómeda, nuestra galaxia vecina, aplica sobre la Vía Láctea.

Andrómeda, la galaxia más próxima y cercana a la nuestra, como nunca antes se había visto, captada en ultravioleta. NASA

Andrómeda, hija del choque de dos galaxias

Hace nueve millones de años dos pequeñas galaxias se encontraron en el Universo. De su violento y pasional choque nació una gigante espiral cósimica, a la que los hombres llamaron Andrómeda. El origen de nuestra galaxia, la Vía Láctea, es todavía un misterio. Pero los astrónomos han arrojado luz sobre cómo surgió una de nuestras vecinas.

El brusco choque intergaláctico no terminó hasta cuatro millones de años después. Ahora, un equipo de astrónomos del Observatorio de París ha reconstruido por ordenador cómo Andrómeda y sus brazos se formaron tras la colisión.

La Vía Láctea se encuentra en el conocido como Grupo Local de Galaxias, formado por cuarenta sistemas masivos de estrellas. La nuestra es, junto con Andrómeda, la más grande de tipo espiral. Y el resto son mucho más pequeñas.

El estudio, publicado en la revista Astrophysical Journal, ha modelado por primera vez la evolución y la estructura de Andrómeda, su núcleo, su disco y sus brazos, responsables del nombre de la princesa encadenada de la mitología griega.

La galaxia más lejana

Su viejo destello ha sido captado desde unos 13.200 millones de años luz. Según los astrónomos, esta galaxia solitaria y diminuta en comparación con nuestra Vía Láctea, es la más lejana hallada a esta la fecha.

El estudio se recoge en la revista Nature. Un grupo de astrónomos la ha detectado gracias al Hubble, el mítico telescopio de la NASA que lleva más de 20 años en funcionamiento.

Han exprimido sus capacidades al máximo para que encontrara la que podría ser la galaxia más distante. Así el alcance del Hubble se llevó hasta el extremo, a solo 480 millones de años tras el Big Bang, prácticamente cuando el universo acababa de nacer.

Creemos que las primeras galaxias se formaron entre 200 y 300 millones de años después del Big Bang.

“Estamos acercándonos a las primeras galaxias, que creemos que se formaron entre 200 y 300 millones de años después del Big Bang”, señala Garth Illingworth, profesor de astronomía y astrofísica de la Universidad de California y uno de los autores del estudio.

Anuncios

Acerca de Josep Riera de Santantoni

Parapsicólogo e investigador psíquico. Hipnoterapeuta. Consejero y Sanador Espiritual. Exorcista y terapeuta de Liberación, por la gracia de Dios. Su esposa Aguamarine es Alta Maga blanca, vidente y médium. Consejera espiritual. Experta en rituales de Limpieza, Descargas y y Contrahechizos.
Esta entrada fue publicada en Misterios, Ciencia, Leyendas, Mitos, Profecías. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s