El Evangelio cátaro del Pseudo Juan

Capítulo I

Revelaciones de Jesús sobre Satanás

1. Yo, Juan, vuestro hermano, que toma parte en vuestras tribulaciones, a fin de tomarla igualmente en el reino de los cielos, cuando tenía reclinada mi cabeza sobre el pecho de Nuestro Señor Jesucristo, le pregunté: Señor, ¿quién es el que te traicionará? Y él me respondió: El que mete conmigo la mano en el plato. Entonces Satanás entró en él, y buscaba ocasión de entregarlo.

2. Y yo dije: Señor, antes que Satanás cayese, ¿cuál era su gloria cerca de tu Padre? Y Jesús me contestó: Era una gloria tamaña, que mandaba en las potestades de los cielos. Yo estaba sentado junto a mi Padre, y él man­daba a todos los imitadores de mi Padre. Descendía del cielo al infierno, y subía después desde el infierno hasta el trono del Padre invisible. Y fue herido de orgullo por la gloria de quien, como él, dirigía los cielos, y concibió el pensamiento de colocar su residencia por encima de las nubes de los cielos, y quiso ser semejante al Altísimo.

3. Y, cuando hubo descendido en el aire, dijo al án­gel del aire: Ábreme las puertas del aire, y el ángel le abrió las puertas del aire.

4. Y, descendiendo más abajo, se dirigió al ángel que presidía los cielos, y le ordenó: Ábreme las puertas de los cielos, y el ángel se las abrió.

5. Y, continuando su camino, encontró toda la faz de la tierra cubierta por las aguas.

6. Y, descendiendo sobre la tierra, encontró dos grandes peces extendidos sobre las aguas, y que eran como bueyes uncidos en pareja para labrar, los cuales, conforme al mandamiento del Padre invisible, ocupaban toda la tie­rra, desde la puesta hasta la salida del sol.

7. Y, cuando descendió más todavía, encontró su ossop, que es el elemento del fuego, y no pudo descender más, a causa de las llamas ardientes que se lo impedían.

8. Y Satanás retrocedió, y fue hacia el ángel del aire, y hacia el que preside las aguas, y dijo: Todo esto es mío. Si me escucháis y me obedecéis, colocaré mi residencia por encima de las nubes, y seré semejante al Altísimo. Y, quitando las aguas de este firmamento supremo, reuniré los demás lugares del mar, y no habrá agua sobre la superficie de la tierra, y reinaré con vosotros por los siglos de los siglos.

9. Y, habiendo hablado así a los ángeles, subió hacia los otros ángeles, hasta el quinto cielo, y preguntó a cada uno: ¿Cuánto debes a tu Señor? Y uno contestó: Cien medidas de trigo candeal, Y Satanás repuso: Toma pluma y tinta y escribe sesenta.

10. E interrogó a otros: Y tú, ¿cuánto debes a tu Se-ñor? Y uno de ellos, respondió: Cien medidas de aceite. Y Satanás le dijo: Siéntate, y escribe cincuenta.

11. Y, subiendo hacia todos los cielos, habló así hasta el quinto cielo, lisonjeando a los ángeles del Padre invisible.

12. Y una voz salió del trono del Padre, y dijo: ¿Qué haces, tú que niegas al Padre, y que seduces a los ángeles? Autor de pecado, cumple prontamente lo que en el pensamiento has concebido.

13. Entonces el Padre dio órdenes a sus ángeles, diciéndoles: Tomad sus vestiduras. Y los ángeles despojaron de sus vestiduras, de sus tronos y de sus coronas, a todos los ángeles que habían escuchado y obedecido a Satanas.

Capítulo II

Satanás convertido en Demiurgo

1. Y yo, Juan, pregunté al Señor: Cuando Satanás ca­yó, ¿a qué sitio fue a habitar?

2. Y el Señor me respondió: Mi Padre lo desfiguró a causa de su orgullo, y le arrebató su luz prístina, y su faz se tornó a modo de un hierro enrojecido al fuego, y fue semejante a la del hombre, y, con un solo latigazo de su cola, arrastró a la tercera parte de los ángeles de Dios, y fue lanzado lejos de la sede del Altísimo y de la estancia de los cielos.

3. Y, al descender en el firmamento, no pudo procu­rarse ningún reposo, ni para él, ni para los que lo acom­pañaban.

4. Y rogó al Padre, diciendo: Ten compasión de mí, y te lo devolveré todo.

5. Y el Padre tuvo compasión de él, y le concedió re­poso, así como a los que lo acompañaban, por espacio de siete días.

6. Y Satanás se instaló en el firmamento, e imperó en el ángel del aire, y en el ángel del agua. Y éstos le­vantaron la tierra, la cual apareció arriba, y el ángel que dominaba sobre las aguas recibió una corona. Y con la mitad de ella hizo la luz de la luna, y la luz de las estrellas, y con las piedras hizo todas las milicias de las estrellas.

7. Y tomó en seguida a los ángeles por ministros su­yos, según el orden establecido en la mansión del Altísi­mo, y creó el trueno, la lluvia, el granizo y la nieve.

8. Y envió a la tierra a los ángeles, sus ministros. Y mandó a la tierra que produjese todos los volátiles, y to­dos los reptiles, y los árboles, y las hierbas. Y mandó al mar que produjese los peces y los pájaros del cielo.

9. Y, reflexionando entre sí, quiso hacer al hombre a su imagen, y ordenó al ángel del tercer cielo que entrase en un cuerpo de barro.

10. Y, tomando una porción de este cuerpo, hizo otro cuerpo en forma de mujer, y ordenó al ángel del segundo cielo que entrase en el cuerpo de la mujer.

11. Y los ángeles lloraban, al verse revestidos de una forma mortal y diferente de la que siempre les había co­rrespondido.

12. Mas él los mandó ejecutar la obra camal en sus cuerpos de barro, sin que ellos comprendiesen que come­tían un pecado.

13. Y el autor del mal pensó en formar el Paraíso, e introdujo en él al primer hombre.

14. Y plantó un árbol en medio del Paraíso, y ocultó así su pensamiento, para que los hombres no conociesen su engaño.

15. Y se aproximó a ellos, y les dijo: Comed de todo fruto que esté en el Paraíso, mas no comáis del fruto del árbol del bien y del mal.

16. Y el diablo entró en el cuerpo de la serpiente per­versa, y sedujo al ángel que tenía forma de mujer, y en su hermano repercutió la concupiscencia del pecado, y cometió su concupiscencia con Eva en el canto de la ser­piente.

17. Y he aquí por qué se llaman hijos del diablo e hijos de la serpiente a los que cometen la concupiscencia del diablo, su padre, hasta la consumación de los siglos.

18. Y, sin tardanza, el diablo inoculó al ángel que es­taba en Adán su veneno y su concupiscencia, que engen­draron el hijo de la serpiente y el hijo del demonio, hasta la consumación de los siglos.

Capítulo III

Explicación del pecado original y de la redención cristiana

1. Y en seguida, yo, Juan, interrogué al Señor, dicien­do: ¿Cómo los hombres afirman que Adán y Eva fueron creados por la mano de Dios, y que, puestos en el Paraí­so para observar los preceptos, se vieron entregados a la muerte?

2. Y el Señor me respondió: Escucha, Juan, bien amado de mi Padre. Los hombres ignorantes dicen también en la prevaricación que mi Padre había fabricado cuer­pos. Empero ha creado, por el Espíritu Santo, todas las virtudes de los cielos y los santos, a causa de la prevari­cación, se encontraron en posesión de cuerpos de barro, y he aquí por qué se vieron entregados a la muerte.

3. Y de nuevo, yo, Juan, interrogué al Señor, diciendo: ¿Cómo el hombre comienza a existir en espíritu en un cuerpo carnal?

4. Y el Señor me respondió: Ángeles caídos del cielo pasan a los cuerpos de las mujeres, y reciben la carne de la concupiscencia de la carne. Porque el espíritu nace del espíritu, y la carne de la carne, y así es como se consuma el reinado de Satanás en este mundo y en todas las naciones.

5. Y me dijo: Mi Padre le ha permitido reinar siete días, que son siete siglos.

6. Y otra vez pregunté al Señor: ¿Cuándo advendrá ese tiempo?

7. Y él me contestó: El diablo, que ha caído de la gloria del Padre, y que ha querido levantar y realzar su propia gloria, envió a sus ángeles, irradiantes de fuego, a los hombres, desde Adán hasta Enoch, su ministro.

8. Y elevó a Enoch por encima del firmamento, y le mostró su divinidad, y le dio pluma y tinta, para que escribiese sesenta y siete libros, y le ordenó que los tra­jese a la tierra, y los diese en legado a sus hijos.

9. Y Enoch obedeció a Satanás punto por punto y, llegado a la tierra, comenzó a instruir a sus hijos en la manera como debían hacerse los sacrificios, y a enseñar­les misterios injustos, y ocultaba así a los hombres el reino de los cielos.

10. Y el diablo le decía: Cree en mí, porque soy tu Dios, y no hay otro Dios que yo.

11. He aquí por qué mi Padre me ha enviado a este mundo, a fin de que haga conocer a los hombres los perversos designios del diablo.

12. Y, cuando el diablo supo que había bajado del cielo al mundo, envió a un ángel, y tomó tres lenguas, y las dio, para crucificarme, a Moisés, y yo las conservo aún.-13. Entonces Moisés anunció a Dios a su pueblo. Y Dios le mandó dar la ley a los hijos de Israel, y lo con­dujo por entre la mar desecada.

14. Y, cuando mi Padre pensó en enviarme al mundo, envió, antes que a mí, a su ángel, llamado María, para que yo fuese recibido en su seno.

15. Y, descendiendo, entré en ella por el oído, y por el oído salí.

16. Y, cuando Satanás, el príncipe de este mundo, supo que yo había descendido a él, para buscar y para salvar a los que habían perecido, envió al ángel Elías el profeta, para que, con el nombre de Juan el Bautista, bau­tizase con agua.

17. Y Elías interrogó al príncipe de este mundo, di­ciendo: ¿Cómo podré reconocer que estoy bautizado? Y el Señor repuso: Aquel sobre quien veas descender al Espíritu en forma de paloma, y permanecer sobre él, es el que bautiza en el Espíritu Santo para la remisión de los pecados, y tú podrás perderlo y salvarlo.

18. Y yo Juan, de nuevo interrogué al Señor, dicien­do: ¿Puede un hombre salvarse por el bautismo de Juan y sin tu bautismo?

19. Y el Señor me respondió: Nadie puede ver el reino de los cielos, si yo no lo bautizo para la remisión de los pecados por el bautismo del agua, porque yo soy el pan de vida, que ha descendido del séptimo cielo, y los que coman mi carne, y beban mi sangre, serán llamados hijos de Dios.

Capítulo IV

Exaltación de la castidad y repudiación del matrimonio

1. E interrogué al Señor, y le dije: ¿Qué es comer tu carne, y beber tu sangre?

2. Y el Señor me dijo: Antes que el diablo, con todo su ejército, fuese precipitado lejos de la gloria del Padre, todos ellos rogaban a Dios, dirigiéndole sus plegarias, y diciéndole: Padre nuestro, que estás en los cielos. Y así ocurría que todos sus cánticos subían hasta el trono del Padre. Mas, cuando hubieron caído, no pudieron ya nun­ca glorificar a Dios con esa plegaria.

3. Y pregunté al Señor: ¿Cómo sucede que todos re­ciben el bautismo de Juan, pero que no todos reciben tu bautismo?

4. Y el Señor me contestó: Porque sus obras son ma­las, y porque no llegan todos a la luz. Los discípulos de Juan se casan, pero los míos no se casan, y son como los ángeles en el cielo.

5. Y yo dije: Si es pecado casarse, no le conviene al hombre contraer matrimonio.

6. Y el Señor replicó: Sólo pueden comprender esa palabra aquellos a quienes ha sido dado comprenderla. Porque hay eunucos que han salido tales del vientre de sus madres. Y hay eunucos a quienes han hecho tales los hombres. Y hay eunucos que se han castrado a sí mismos a causa del reino de Dios. El que quiera comprenderlo, compréndalo.

Capítulo V

El juicio final

1. E interrogué al Señor acerca del juicio, diciéndole: ¿Cuál será el signo de tu llegada?

2. Y él repuso: Cuando se haya integrado definitiva­mente el número de los justos que deben ser coronados, Satanás será libertado de su prisión, y, lleno de cólera, hará la guerra a los justos, los cuales lanzarán grandes gritos hacia el Señor, y éste ordenará al ángel que haga sonar la trompeta.

3. Y la voz del ángel, al hacer sonar la trompeta, se dejará oír desde el cielo hasta los infiernos.

4. Entonces el sol se oscurecerá, y la luna no dará ya su luz, y las estrellas caerán, y los cuatro vientos de las cuatro esquinas del mundo serán libertados de sus prisiones, y harán temblar la tierra y el mar y las monta­ñas y las colinas.

5. Y, muy pronto, el cielo se estremecerá, y los astros quedarán privados de luz, y así continuarán las cosas hasta la hora de cuarta.

6. Entonces aparecerá el signo del Hijo del hombre, y todos los santos ángeles con él. Y establecerá su sede en las nubes, y en ella se acomodará majestuosamente con los doce apóstoles, unidos sobre los doce asientos de su gloria.

7. Y se abrirán los libros, y se juzgará la tierra entera a base de la fe que él predicó.

8. Y el Hijo del hombre enviará a sus ángeles, los cuales congregarán a sus elegidos de los cuatro puntos del horizonte, y los atraerán a sí desde las cumbres de los cielos hasta su extremidad.

9. Y el Hijo del hombre reunirá también a todos los malos demonios, para que lo lleven a todas las naciones ante él, y les dirá: Venid, vosotros los que exclamabais: Comamos y bebamos, y recibiremos nuestra recompensa en este mundo.

10. Y, en seguida, todos los pueblos, llenos de espan­to, se presentarán ante el tribunal.

11. Y los libros de la vida serán abiertos, y todas las gentes manifestarán su impiedad.

12. Y los justos serán glorificados, y sus buenas obras recibirán honra suprema. Habrá recompensas para los que hayan observado los preceptos evangélicos, y la indigna­ción del Señor, la tribulación y la angustia se apoderarán de los que hayan cometido injusticias.

13. Y el Hijo del hombre pondrá a los elegidos en medio de los pecadores, y les dirá: Venid, benditos de mí Padre, a tomar posesión del reino que se os ha prepa­rado desde la formación del mundo. Y dirá a los peca­dores: Alejaos de mí, malditos, e id al fuego eterno, que está preparado para el diablo y para sus ángeles. Y los pecadores serán arrojados al infierno, conforme a la orden del Padre invisible.

14. Entonces los espíritus saldrán de las prisiones de los que no ven, y entonces también mi voz será oída, y no habrá más que un rebaño y un pastor.

15. Y surgirá de las regiones inferiores de la tierra una oscuridad temerosa, que es el fuego de las mansio­nes infernales, y que consumirá todas las cosas, hasta el aire del firmamento. Y el Señor estará en todo el espacio que media entre el firmamento y las regiones inferiores de la tierra.

16. Y, si un hombre de treinta años tomara una pie­dra, y la tirase abajo, no llegaría al fondo en menos de tres años: tan enorme es la profundidad del lago del fue­go en que habitarán los pecadores.

17. Y Satanás será aprisionado con todo su ejército, y será arrojado al lago del fuego.

18. Y el Hijo de Dios marchará con sus elegidos por encima del firmamento, y sujetará al diablo con fuertes cadenas que nunca podrán ser rotas.

19. Y los pecadores, desolados y anegados en llanto, exclamarán: Tráganos, tierra. Muerte, destrúyenos.

20. Y los justos brillarán como el sol, en el reino de su Padre.

21. Y el Hijo los conducirá ante el Padre invisible, diciendo: Heme aquí, y he aquí a los hijos que Dios me ha dado. El mundo no te ha conocido, pero yo te he cono­cido en la verdad, porque tú me has enviado.

22. Y el Padre responderá a su Hijo, diciendo: Hijo mío bien amado, siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus pies a tus enemigos, que te han negado, y que han dicho: Somos dioses, y no hay otros dioses que nosotros. Ellos han matado a tus profetas, y han perseguido a tus justos, y tú los has lanzado a las tinieblas exteriores. Y allí serán los lloros y el crujir de dientes.

23. Y entonces el Hijo de Dios se sentará a la diestra de su Padre, y éste mandará en sus ángeles, y él mandará en sus justos. Y los colocará en los coros de los ángeles, a fin de vestirlos con inmortales vestidos, y les ceñirá co­ronas que no se marchitarán nunca, y les dará, asientos inmutables, y Dios permanecerá en medio de todos ellos. Y no tendrán hambre, ni sed, y el sol no los abrasará, ni sentirán ningún calor. Y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos, y el Hijo reinará con su Padre santo, y su reino no tendrá fin en los siglos de los siglos.

(Fin del Evangelio cátaro del Pseudo Juan)

Anuncios

Acerca de Josep Riera de Santantoni

Parapsicólogo e investigador psíquico. Hipnoterapeuta. Consejero y Sanador Espiritual. Exorcista y terapeuta de Liberación, por la gracia de Dios. Su esposa Aguamarine es Alta Maga blanca, vidente y médium. Consejera espiritual. Experta en rituales de Limpieza, Descargas y y Contrahechizos.
Esta entrada fue publicada en El Testamento Secreto. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El Evangelio cátaro del Pseudo Juan

  1. Adriana dijo:

    Gracias por poner aquí el evangelio cátaro de pseudo- Juan, me ha sido de gran ayuda interior para seguir comprendiendo algunas cosas interiores.

  2. Tarot dijo:

    Tantas palabras tan hermosas y entenderes pero con tropiezos y todo tenemos que alzarnos. Caer cuando tengamos las defensas bajas pero nunca arrastrarse.

    Gracias

  3. KLINGSOR dijo:

    Excelente, gracias por compartirlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s