La realidad de los fenómenos fantasmales

Un fantasma es una aparición no material (a veces tangible), que generalmente posee forma de humano, aunque se dan casos de animales y objetos. Suele decirse que es un fantasma todo ente que se manifiesta de alguna forma, pero lo que representa (una persona por ejemplo) ya no existe, falleció o se encuentra en un estado cataléptico. En cuanto a la forma de un fantasma, varía considerablemente. Hay casos de apariciones desde perfectamente humanas, hasta extrañas luces o nieblas. También suelen ser detectados por sonidos que emiten, por cambios de temperaturas en las habitaciones o por la sensación de que alguien más hay en un lugar, etc.

Desde el punto de vista de la mayoría de las religiones, existe un “más allá” de esta vida y por alguna razón en ciertas ocasiones podemos sentir o incluso ver a los difuntos. Generalmente se asocia un fantasma con el alma de la persona, un alma que queda “atrapada” en un mundo terrenal por haber padecido una violenta o fea o porque la persona en vida dejó tareas pendientes.

¿A quién nunca le contaron historias sobre conocidos que vieron supuestos fantasmas? ¿Quién nunca escuchó en televisión la historias sobre casas embrujadas? ¿Qué persona nunca se vio envuelta en alguna experiencia extraña?

Las historias fantasmagóricas son tan antiguas como la humanidad misma y cada una tiene un halo de misterio que las caracteriza. Cada experiencia es diferente, pero siempre atrapante; desde un ente en forma humana transparente, hasta una luz enceguecedora en los lugares más oscuros. En todos los rincones de la Tierra, incluso en los océanos, miles de persona, sin importar la clase social, sexo, raza o religión han experimentado fenómenos de apariciones. Generalmente se suele asociar aparición con un ente similar a una persona, pero incluso animales y grandes objetos han aparecido y desaparecido sin razón alguna. ¿Quién no ha escuchado las escabrosas historias del mar que cuentan de barcos fantasmas que desaparecen en el horizonte?

Leyendas, experiencias, fotos, sonidos, videos y otros medios, son pruebas de la existencia real de estos fenómenos. Eso sí, siempre existen los escépticos que creen que hay una explicación más lógica para todo, generalmente una explicación científica. Si bien dudar e investigar sobre ciertos testimonios es comprensible, hay personas que al no poder explicar ciertos fenómenos lo niegan rotundamente y su propio orgullo no les deja ver la realidad. Pero igualmente, tampoco podemos ser tan necios de creer en todo lo que vemos o lo que nos cuentan. Es necesario saber distinguir la verdad de la mentira; aunque nos equivoquemos, por lo menos hemos analizado la situación y sacamos nuestra conclusión sobre la misma. Es innegable que miles de fenómenos pueden ser explicados sin recurrir a los fenómenos paranormales.

La historia está impregnada de hechos fantasmales que a veces se hacen conocidos mundialmente. Por lo general la aparición de un ente no significa el daño físico a ningún ser viviente, aunque existen casos de ataques y daños relacionados a estos hechos. Hay personas conocedoras en estos temas que saben distinguir los entes buenos de los malos, generalmente por las apariencias que estos tengan. Incluso hay sujetos que suelen contactarse con seres del más allá y no necesariamente expertos. Todos hemos escuchado del sexto sentido generalmente asociado con niños, e incluso se han filmado películas  que trata el tema. Pero fuera de este sentido que permite conocer fenómenos extrasensoriales, existen dispositivos y técnicas que suelen ser usadas para contactarse de alguna manera con los entes de otros mundos. Desde viajes astrales o experiencias extracorpóreas, hasta dispositivos especiales para captar cambios de temperatura y sonidos en una habitación, las formas son muchas y variadas. En este último caso, la detección de voces generalmente inaudibles por el ser humano son llamadas psicofonías y en el caso de imágenes, psicoimágenes.

Con toda la información existente es casi imposible pensar que no pasa nada, que ningún caso es verdadero o que son todos fenómenos naturales. Si bien han existido y existen infinidad de relatos, fotos y videos que son falsos, la existencia de algún fenómeno paranormal como los fantasmas es imposible de negar. Sea lo que fuere que cause estos fenómenos, existen y no sólo en leyendas, sino en testimonios tangibles y visibles.

Por lo tanto, la existencia de un mundo más allá de los comprensible y sensible, fuera de la lógica de la gente en general, es prácticamente innegable. Estamos rodeados de fenómenos que no podemos ver a simple vista y si de alguna manera podemos contactar con ellos, no podemos explicárnoslo. Muchos creen saber la verdad, tal vez tengan razón, pero lo rescatable es la conclusión que cada persona puede sacar por sí misma.

¿Puede creer usted que en este mismo momento algo lo está mirando? No mire a su alrededor, seguramente ya se ha ido… ¿o no?

Anuncios

Acerca de Josep Riera de Santantoni

Parapsicólogo e investigador psíquico. Hipnoterapeuta. Consejero y Sanador Espiritual. Exorcista y terapeuta de Liberación, por la gracia de Dios. Su esposa Aguamarine es Alta Maga blanca, vidente y médium. Consejera espiritual. Experta en rituales de Limpieza, Descargas y y Contrahechizos.
Esta entrada fue publicada en Misterios, Ciencia, Leyendas, Mitos, Profecías. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La realidad de los fenómenos fantasmales

  1. chucho hot 69 dijo:

    tengo una pregunta y kiero saber la respuesta y es¿como puedo saber si mi casa esta embrujada o maldita?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s