La leyenda del conejo de Pascua

conejopascua01Postal antigua representando al conejo de Pascua

El Conejo de Pascua, según la información que recogemos de Wikipedia, es un personaje mítico infantil perteneciente a las culturas germánicas y posteriormente a las anglosajonas. Aunque sus orígenes no están muy definidos, se supone que la elección del conejo se debe a su conocida capacidad de procreación, de gran valor simbólico en una fiestas dedicadas a la fertilidad de la tierra tras el invierno.

Parte de la simbología de esta fiesta era el conejo, adoptado como símbolo de fecundidad, que aún hoy en día se sigue utilizando en las decoraciones de esta celebración. Este elemento de la tradición de Europa occidental nunca fue aceptado por los cristianos ortodoxos, lo que nos indica que es verdaderamente un icono ajeno a la Pascua religiosa.

Los huevos coloreados como rayos del sol son traídos por el conejo de Pascua, también como símbolo de la fecundidad y de la vida que renace. Los niños de varias partes del mundo, colorean y esconden huevos de Pascua. Sin embargo, este juego tampoco fue adoptado por países tradicionalmente cristianos, otro prueba del origen pagano de estos símbolos.

Y es que el origen pagano de estas creencias y símbolos es más que claro. Desde antes de Cristo -y como ya explicamos en el artículo anterior dedicado al simbolismo del huevo-, el conejo era un símbolo de la fertilidad asociado con la diosa sirio-fenicia Astarté/Ischtar, a quien además estaba dedicado el mes de abril. En alusión a esa diosa, en algunos países del Norte de Europa a la festividad de Pascua se la denomina Easter. El Diccionario Westminster de la Biblia) define que Easter era “originalmente la festividad de primavera para honrar a la diosa teutónica de la luz y de la primavera, a quien se conocía en anglosajón por Eastre. Ya en el siglo VIII los anglosajones habían transferido dicho nombre a la fiesta cristiana designada para celebrar la Resurrección de Cristo”.

El conejo que vio resucitar a Jesús

Existe asimismo una curiosa y a la vez hermosa leyenda que cuenta que, cuando familiares y amigos metieron a Jesús dentro del sepulcro que les había dado José de Arimatea, en el interior de la cueva había un conejo escondido, que muy asustado veía cómo toda la gente entraba, lloraba y estaba triste porque Jesús había muerto.

El conejo se quedó ahí viendo el cuerpo de Jesús cuando pusieron la piedra que cerraba la entrada, y lo miraba una y otra vez, preguntándose quién sería ese Señor a quien querían tanto todas las personas.

Así pasó mucho rato, mirándolo y observándolo. Pasó todo un día y toda una noche, cuando de pronto, el conejo vio algo sorprendente: Jesús se levantó y dobló las sábanas con las que lo habían envuelto. Desde el exterior, un ángel quitó la piedra que tapaba la entrada y Jesús salió de la cueva ¡más vivo que nunca!

El conejo comprendió entonces que Jesús era el Hijo de Dios y decidió que tenía que avisar al mundo y a todas las personas que lloraban, y decirles que ya no tenían que estar tristes porque Jesús había resucitado.

Como los conejos no pueden hablar, se le ocurrió que si les llevaba un huevo pintado, ellos entenderían el mensaje de vida y alegría; y así lo hizo. Desde entonces, cuenta la leyenda, el conejo sale cada Domingo de Pascua a dejar huevos de colores en todas las casas, para recordarle al mundo que Jesús resucitó y que hay que vivir alegres.

Otra tradición más moderna nos señala que el mítico Conejo de Pascua se originó a partir de la ocurrencia de una mujer. Según esta historia, una mujer que pintaba huevos para sus hijos en la Pascua, los escondía en nidos de pájaros. En una de tantas ocasiones, los niños encontraron dichos huevos al mismo tiempo que un conejo saltaba del nido. Los pequeños, con la inocencia de la edad, asumieron que este simpático animal era quien les proporcionaba los huevos de Pascua.

Hoy en día se elaboran conejos de chocolate, huevos de chocolate y mazapanes. Se suelen regalar por estas fechas, siendo también un producto de pastelería que puede verse en muchas de las tiendas de los paises europeos del norte.

Es común que a los niños menores de 12 años se les haga creer que realmente es el Conejo de Pascua el que regala huevitos de chocolate y otras golosinas durante la Pascua, similar a lo que ocurre en Navidad con Papá Noel o el Viejito Pascuero. Sin embargo, existen gran diversidad de versiones sobre el origen de este personaje.

————————————-

Más información en los siguientes artículos y reportajes incluidos en nuestra web amiga La Gata y el Búho:

Pascua y Semana Santa: época de penitencia

Síntesis histórica de la Cuaresma y la Pascua

Semana Santa en España: entre la fe y la tradición

Jesús: el Hijo de Dios, el hombre, el enigma

Anuncios

Acerca de Josep Riera de Santantoni

Parapsicólogo e investigador psíquico. Hipnoterapeuta. Consejero y Sanador Espiritual. Exorcista y terapeuta de Liberación, por la gracia de Dios. Su esposa Aguamarine es Alta Maga blanca, vidente y médium. Consejera espiritual. Experta en rituales de Limpieza, Descargas y y Contrahechizos.
Esta entrada fue publicada en Tradiciones y Ritos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La leyenda del conejo de Pascua

  1. Pingback: Easter is not resurrection « El teologiyo

  2. funny dijo:

    hola!
    esta muy chida la leyenda de el conejo qe vio resusitar a jesus
    me despido y qe pasen buenas tardes

  3. bom dijo:

    uuuuuuuuuu……… qe mortal wwwuuaaaawwwwwwwwwwwww!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    XD_
    :P_:S_:D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s