El origen de San Valentín: las Lupercalias, orgías romanas de fertilidad

faunoyvenusUn fauno (o sátiro) intentando seducir a Venus

Cuando la Iglesia Católica suprimió las Lupercalias de los romanos, dio pie a una mala costumbre: Manifestar el amor sólo un día del año, en lugar de promover que el amor se manifieste diariamente.

El origen del Día de San Valentín hay que buscarlo en los antiguos ritos de Grecia y Roma. En concreto, en la Roma antigua, todos los 15 de febrero se festejaban las Lupercalias, una fiesta para estimular la fertilidad y curar la esterilidad, en honor de Fauno y de la loba que amamantó a Rómulo y Remo. En dicho festejo, los hombres “azotaban” a las mujeres con trozos de cuero de una cabra sacrificada, bañados en sangre. Con el paso del tiempo, esos ‘juegos eróticos’  se transformaron en orgías públicas, razón por la cual el papa Gelasio resolvió prohibir todo ese ritual pagano en el año 494.

Pero no habiendo logrado suprimir tales orgías y ritos, Gelasio se vio obligado a sobreponerles una fiesta cristiana, con la intención de que así los fieles se ‘distrajesen’. Así, estipuló que el 14 de febrero se honrase a San Valentín, el protector de los enamorados. Un sacerdote que, habiendo transgredido la orden del emperador Claudio II de suspender los matrimonios, fue condenado a sufrir tres terribles castigos: el tormento, el apedreamiento y, finalmente, la decapitación. Más tarde, en su canonización, se le adjudicó el día de su muerte en el santoral: el 14 de febrero del año 269.

La festividad de San Valentín es una tradición que se celebra el 14 de febrero y que se fue extendiendo por todos los continentes, fomentando el intercambio de flores, bombones y regalos entre las personas amadas. El origen de este festejo es confuso y muy antiguo, por lo que hay múltiples versiones donde se entremezclan historias religiosas, costumbres y leyendas. Se habla de tres mártires con el nombre de San Valentín, pero la versión que predominó a lo largo de la historia fue la del sacerdote nacido en Roma durante el siglo III.

Prohibido casarse

En ese tiempo gobernaba Claudio II, un déspota emperador romano que desarrolló una de las más duras persecuciones contra los cristianos, muchos de los cuales murieron por negarse a renegar de sus creencias. Claudio II sostenía que los cristianos no debían casarse entre sí y dispuso, por decreto, que a los que contrajeran matrimonio les correspondía la pena de muerte. Ese emperador consideraba además que los soldados casados no eran tan buenos y eficientes como los solteros, ya que se negaban a ir a la guerra, en tanto el imperio, en decadencia, necesitaba soldados para defender sus cada vez más débiles fronteras.

Por entonces, Valentín era obispo. Fiel a su creencia de que los decretos que prohibían el casamiento eran indignos y que el pueblo debía amar a Dios y contraer matrimonio libremente, Valentín casaba a las parejas en forma secreta, obsequiándoles una flor blanca que significaba pureza y fidelidad. Cuando lo descubrieron, fue detenido y llevado ante Claudio II, quien intentó persuadirlo para que se alejase del cristianismo y se sumase al imperio romano, otorgándole a cambio el indulto del delito de desobedecer la orden imperial.


lupercalia01Grabado antiguo representando el festejo de la Lupercalia

Rituales en honor a Fauno
En esa época se celebraba el día de la fertilidad o Lupercalia. Festejos que Valentín rechazaba por estar llenos de furor sexual, que presagiaban la cercanía de la primavera, cuando todo era “fecundación y floración”. Febrero viene del latín februarius y a su vez de februs, palabra que significa “purificatorio”.  En la Roma antigua, tales fechas eran en honor de varios dioses; como Juno, la madre de los dioses, que era también tenida por los romanos como la diosa de las mujeres y del matrimonio. Por su parte, la Lupercalia era “la fiesta de la purificación”. En ella, sacerdotes denominados luperci (lupercos) rezaban y realizaban rituales en honor a Fauno y a la loba que había amamantado a Rómulo y Remo, fundadores de Roma. Aquí, como en tantas otras ocasiones, la historia se entremezcla con la leyenda.

satiroderubens2Azotadas con correas
Como antes decíamos, la Lupercalia consistía en una celebración para asegurar la fertilidad tanto de animales, como de los campos y las personas.  En febrero comenzaba oficialmente la primavera en Roma. Las casas se limpiaban hasta el último rincón y el 15 de febrero comenzaba Lupercalia, el festival de la fertilidad dedicado a Fauno (también llamado Pan), el dios romano de la agricultura y a los fundadores de Roma, Rómulo y Remo. (En la imagen junto a estas líneas, detalle de ‘Sátiro’, de Rubens). Miembros de los Luperci, orden de sacerdotes romanos, sacrificaban a una cabra para la fertilidad, y a un perro para la purificación. El ritual se realizaba en la cueva de la colina Palatina, donde se supone que vivieron Rómulo y Remo cuando fueron amamantados por una loba hembra.

Una versión ‘light’ de la leyenda cuenta que los niños salían del lugar con trozos de cuero de cabra bañados en sangre. Caminaban por las calles para golpear suavemente a las mujeres con la piel de los animales (como ya señalamos antes y recordamos aquí, tales correas de piel eran denominadas februa. Esta palabra latina significa “purificar”, y de ella procede la denominación del segundo mes del año, ‘febrero’, el mes de la purificación). Las mujeres agradecían el contacto con dichas correas porque creían que las haría más fértiles para el año siguiente. En realidad, otros autores señalan que dichos golpes, eran dados no por niños, sino por los pastores o por los mismos luperci, que eran mucho más fuertes y que las mismas mujeres, en el culmen de la carrera, levantaban sus vestidos quedando con las nalgas al aire, y provocando a los varones para que las azotaran hasta hacerlas sangrar; en la creencia de que así no sólo serían más fértiles, sino que su cuerpo estaría mejor preparado para el embarazo y posterior nacimiento del niño/a.

Lotería de mujeres
Uno de los ritos más esperados en la Lupercalia era la lotería de mujeres, que consistía en introducir en una caja tarjetas con el nombre de las adolescentes y hacer que a su turno los muchachos metieran la mano en el cajón y sacaran la tarjeta con el nombre de la que, de ahí en adelante, sería su compañera a lo largo del año. Usualmente esas parejas ‘de prueba’ terminaban contrayendo matrimonio. Durante la Lupercalia, los varones romanos llevaban prendidos en la manga los nombres de las jóvenes que se convertirían en su pareja. De allí el dicho inglés “llevar el corazón en la manga” (“wearing your heart on your sleeve”).

Las fiestas se caracterizaban por ser “alegres y desenfrenadas, vividas con gran intensidad por paganos como por cristianos”. Valentín lamentaba que no estuviera prohibido por la Iglesia participar en ellas. Lo que nunca sabría el joven mártir era que al pasar de los años los religiosos empezaron limitar la participación de los jóvenes creyentes en esos festejos.

st_valentineMientras la festividad invadía las calles de Roma, Valentín estaba encarcelado, frente a sus últimas semanas de vida, cuando, según la leyenda, algo impresionante sucedió. El carcelero, sabiendo que era un hombre de letras, pidió permiso para traer a su hija, Julia, a recibir lecciones de Valentín. Julia era ciega de nacimiento, mas no fue obstáculo para que Valentín le enseñara literatura, historia romana, aritmética y le hablara de Dios.

“De tu Valentín”
Dice la leyenda que gracias a la ayuda de Valentín y la enorme fe que Julia le tenía, ésta milagrosamente recobró la vista. Por su parte, Valentín se enamoró de la dulce muchacha y en la víspera de su muerte, escribió una última carta a Julia pidiéndole que se mantuviera cerca de Dios y la firmó “De tu Valentín”. Durante algún tiempo se estiló que los enamorados firmaran de esta misma forma sus cartas y tarjetas de amor.

Valentín fue ejecutado el 14 de febrero del año 270, cerca de una puerta que más tarde sería nombrada Puerta de Valentín para honrar su memoria, y lo sepultaron en la que es hoy la Iglesia de Praxedes en Roma. Julia plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. Hoy, el árbol del almendro es un símbolo de amor y amistad duraderos.

La transformación del festejo
Pasaron poco más de 200 años antes que el Papa Gelasio proclamara al mártir cristiano, Valentín, “Patrón de los Enamorados”, para, de alguna manera, contrarrestar la fascinación que tenían las Lupercalias entre los adolescentes cristianos.

Para no romper del todo con el rito original, el Papa ordenó que las muchachas y muchachos introdujeran la mano en una caja a fin de sacar el nombre de alguien; sólo que ese “alguien” debía ser un santo o santa cuyas virtudes se debían imitar a lo largo del año.

Los romanos se molestaron, ya que echaban de menos a sus compañeras cada febrero, por lo que decidieron que, en lugar de esperar que la mujer admirada o deseada apareciera en una lotería, le enviarían tarjetas con los nombres de ellos. De ahí la costumbre de regalar tarjetas entre enamorados, amigos y familiares, lo que hizo del día de San Valentín el Día del Amor y la Amistad. Con el tiempo, los romanos olvidaron su fiesta pagana y los cristianos olvidaron el sorteo.

Muchos consideran que, cuando la Iglesia suprimió las Lupercalias, dio pie a una mala costumbre: Manifestar el amor sólo un día del año, en lugar de promover, como es lo lógico y lo normal, que el amor se manifieste diariamente. La celebración del Día de San Valentín se oficializó en 1969, año en el cual el calendario católico estableció el día 14 de febrero como recordatorio del santo. La combinación de las historias, leyendas y celebraciones del pasado convirtió a esa fecha en el Día de los Enamorados.

Anuncios

Acerca de Josep Riera de Santantoni

Parapsicólogo e investigador psíquico. Hipnoterapeuta. Consejero y Sanador Espiritual. Exorcista y terapeuta de Liberación, por la gracia de Dios. Su esposa Aguamarine es Alta Maga blanca, vidente y médium. Consejera espiritual. Experta en rituales de Limpieza, Descargas y y Contrahechizos.
Esta entrada fue publicada en Tradiciones y Ritos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s