El cuervo, la zorra y el conejo

Un cuervo estaba sentado un árbol, totalmente relajado, sin hacer nada en todo el día.
Un conejo pasó por allí y vio al cuervo tan tranquilo, que le pareció algo maravilloso y estupendo. Por ello, no pudo evitar preguntarle: “Oye, cuervo, ¿puedo también sentarme aquí todo el día y no hacer nada?”.
El cuervo le contestó: “¡Claro! ¿Por qué no?”
Así que el conejo se sentó recostado en las raíces del árbol, justo debajo de donde estaba el cuervo, y se dispuso a descansar como él todo el día, sin hacer nada de nada.
De repente, al filo del mediodía, apareció una zorra hambrienta que, al ver al conejo quieto y repantigado, tranquilo y totalmente relajado, sin pensárselo dos veces se abalanzó sobre él y se lo comió en tres bocados.
Moraleja:
Para estar sentado todo el día sin hacer nada, necesitas estar muy, muy arriba.

Anuncios

Acerca de Josep Riera de Santantoni

Parapsicólogo e investigador psíquico. Hipnoterapeuta. Consejero y Sanador Espiritual. Exorcista y terapeuta de Liberación, por la gracia de Dios. Su esposa Aguamarine es Alta Maga blanca, vidente y médium. Consejera espiritual. Experta en rituales de Limpieza, Descargas y y Contrahechizos.
Esta entrada fue publicada en Las viejas y eternas sombras (antiguo blog). Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s