El potencial oculto de la mente

potencial-mente

Daniel habla con fluidez 11 lenguas: inglés, francés, finlandés, alemán, español, lituano, rumano, estonio, islandés, galés y esperanto. Pero lo más increíble no es la cantidad, sino la velocidad en aprender idiomas. Channel Five le retó a aprender islandés en una semana. Siete días después apareció en televisión conversando en esta lengua. En cambio, la rapidez de Stephen no se encuentra en el aprendizaje de lenguas, sino en la captación de todos los detalles de un paisaje. Puede dibujar uno con precisión fotográfica después de haberlo visto solo un instante. En una ocasión dibujó la totalidad del centro de Londres después de sobrevolar la ciudad en helicóptero. ¿Son los cerebros de Daniel Tammet y Stephen Wilshire máquinas engrasadas y perfectas? En realidad no: sus cerebros están defectuosos. La epilepsia y el síndrome de Asperger acompañaron a Daniel en su infancia. Y Stephen también es autista.

Quizá uno de los autistas más conocidos fue Kim Peek. El personaje que interpretó Dustin Hoffman en la película Rain Manestá inspirado en él. Nació con macrocefalia, un daño permanente del cerebelo, y con agenesia del cuerpo calloso (carecía de la principal conexión entre los dos hemisferios del cerebro). Peek recordaba el 98% de los 12.000 libros que había leído, leía dos páginas en ocho segundos. Usaba cada ojo para leer una página distinta como si se tratara de un superhéroe de un cómic. Era solo uno de sus “superpoderes”.

Resulta una gran paradoja que cerebros defectuosos sean los asientos neuronales de prodigiosas habilidades. ¿Nos están diciendo algo sobre cómo el resto de los mortales podríamos aumentar nuestras capacidades?

Daniel, Stephen y Kim son lo que se denomina savant –o antiguamente idiot savant–, ya que suelen poseer un coeficiente intelectual muy bajo y, paralelamente, unas habilidades sobresalientes. Pero ¿de dónde surgen las facultades extraordinarias de los savants?

Los estudios indican que los savants presentan alguna forma de disfunción en el hemisferio cerebral izquierdo, lo cual facilita la actividad del derecho. El izquierdo es el conceptual, el que pone etiquetas, el que razona, el que filtra con la lógica, el lingüístico (el que nos habla constantemente), el que va hacia el pasado y hacia el futuro. En cambio, el derecho está en el ahora, es creativo. Al funcionar sin lógica, tiene más facilidad para captarlo todo tal cual es sin filtrar y para hacer conexiones no racionales con toda la información. De alguna forma, el izquierdo-lógico está constantemente coartando o limitando las capacidades del derecho-creativo. Por lo que si el izquierdo deja de funcionar correctamente, el derecho se libera, y con él, el genio.

Jill Bolte es una neurocientífica que vivió con su hemisferio izquierdo desconectado a consecuencia de un derrame sanguíneo. Al sufrir el ataque, Jill sintió un terrible dolor detrás del ojo izquierdo, no podía hablar, coordinar, ni siquiera podía pensar con claridad. Vivió un auténtico martirio si nos limitamos a calificarlo “desde fuera”. Paradójicamente, su experiencia vista desde dentro, tal como ella la describe, fue maravillosamente extraordinaria. Sintió una paz no humana, ajena a cualquier asomo de sufrimiento. Al desconectarse su hemisferio izquierdo, el que habla, sintió el silencio. No había estrés, “nadie” le recordaba vivencias tristes o le anticipaba situaciones preocupantes. Silencio, paz. Incluso se acalló esa voz que nos dice “este soy yo”. Al mirar su cuerpo, no veía los límites. “Miré mi brazo y me di cuenta de que no podía delimitar los límites de mi cuerpo. No podía definir dónde empezaba y dónde terminaba. De alguna forma, los átomos y moléculas de mi brazo se mezclaban con los átomos y moléculas de la pared. Solo sentía esa energía”. Según sus palabras, se sentía enorme y expansiva, fuera de los límites de su cuerpo. Una auténtica experiencia mística vivida por una reputada científica del cerebro humano. Después de ocho años de recuperación, actualmente se dedica a impartir conferencias, escribir libros y realizar investigaciones sobre este tema, por lo que la revistaTime la nombró una de las cien personas más influyentes del mundo en 2008.

Para aumentar nuestras capacidades, nuestro rendimiento, los humanos nos hemos dedicado a inventar herramientas tecnológicas. Es como si, poco a poco, el ordenador, el teléfono o el GPS constituyeran una extensión de nuestro cerebro. Si miramos al futuro, parece que cada vez seremos más dependientes de toda esta tecnología. Utilizaremos menos nuestras propias capacidades de orientación, cálculos matemáticos, memoria… La ampliación de nuestras capacidades la buscamos “fuera”, cuando quizá se encuentre “dentro”. Nuestro propio cerebro posee unas facultades inimaginables y, en lugar de despertarlas, nos estamos dedicando a dormirlas.

Mientras los humanos nos hemos centrado en diseñar radares cada vez más potentes, los delfines han evolucionado y en su cerebro han creado un escáner más potente que cualquiera de nuestras invenciones. Nos hemos concentrado en “tener” y hemos descuidado el “ser”. Hemos mirado hacia “fuera”, en lugar de hacia “dentro”, olvidando que nosotros también tenemos radar interno. Las investigaciones de Beatrice de Gelder, neurocientífica de la Universidad de Tilburg, muestran cómo personas con ceguera cortical son capaces de sortear objetos al andar, aunque no los vean, porque nuestras neuronas saben funcionar como un auténtico radar. Sin embargo, la mayoría de nuestras inversiones económicas en investigación no se dirigen a aumentar esa capacidad, sino a inventar ayudas externas. Igual que se dirigen a diseñar medicamentos para eliminar enfermedades y se presta muy poca atención al ya demostradísimo efecto placebo. Esto es, a la capacidad que poseen nuestras propias creencias para curarnos a nosotros mismos.

No imaginamos el enorme potencial de nuestro inconsciente. En la película Sin límites, el protagonista, gracias a la ingestión de una droga, logra realizar auténticos prodigios. La esencia de esa droga es que le permite acceder a toda la información guardada en su inconsciente. Todo lo que hemos vivido, aunque no lo recordemos, está allí. La prueba cotidiana es que al ver una película, podemos darnos cuenta de que hace muchísimos años que la vimos, pero si nos hubieran preguntado por ella, quizá nos hubiera sido imposible recordarla. Esto es, podemos reconocer muchas cosas como vistas, leídas, vividas, oídas… que no podemos recordar. Están allí, pero nos resulta imposible acceder. Es más, en nuestro inconsciente existe información que quizá nunca hemos sido conscientes de captar, ya que lo hemos hecho de forma subliminal. Nuestro inconsciente es nuestro sabio interior. Sabe mucho más que nosotros. Si lográramos comunicarnos con él, nos pasaría como al protagonista de la película: nuestras capacidades se verían multiplicadas de forma asombrosa. Nos pasaría como a algunos savants: con leer un libro una vez, ya lo tendríamos allí accesible para siempre.

Nos movemos en un océano de información. El cerebro capta a cada instante volúmenes ingentes de datos a través de todos sus sentidos. Esa información, para poder ser operativa y útil, debe ser ordenada y esquematizada. Y a eso se dedica nuestra lógica. Y esa misma lógica que nos ayuda, al mismo tiempo nos bloquea. Nos impide ir a los datos crudos del inconsciente, nos impide mezclarlos de forma irracional y ser más creativos. De alguna forma hemos de aprender a no apoyarnos tanto en nuestro hemisferio izquierdo-lógico. Acallar ese parloteo constante de este hemisferio lingüístico. Y como siempre, acabamos donde empezamos; esto es, en los consejos de los sabios más antiguos: es esencial aprender a silenciar la mente. ¿Vamos a permitir que nuestro sabio interior continúe dormido o vamos a despertarlo?

Fuente: elpais.es. Ilustración de Anna Parini

Publicado en Historia Oculta, Misterios, Ciencia, Leyendas, Mitos, Profecías, Salud y Medicina Natural | 3 comentarios

¡Tengo una corazonada!

corazonada01

Aunque a menudo no le damos importancia, la intuición viene a ser un sexto sentido que, en palabras de Carl Gustav Jung, “explora lo desconocido y adivina posibilidades que a veces no son evidentes”. En el mundo de los negocios, la ciencia e incluso la política, el poder intuitivo desempeña un papel fundamental. Quien desarrolla esta forma de percepción es capaz de captar indicios de lo que sucederá en el futuro.

Julio Verne es un ejemplo clásico de creador intuitivo y visionario. Varias de sus invenciones literarias acabaron plasmándose en la realidad un siglo más tarde. Sin embargo, el llamado sexto sentido también opera en la vida cotidiana. Exclamamos “¡Tengo una corazonada!” cuando la oficina del inconsciente, que trabaja día y noche, nos da una información que puede ser vital para nuestro futuro inmediato.

El psiquiatra Eric Bernefundador del análisis transaccional, observó que los niños desarrollan su inteligencia intuitiva entre los 6 y 18 meses de vida. Denominó “pequeño profesor” a esta capacidad para detectar cambios sutiles en el tono de voz de los adultos, por ejemplo, con los que el pequeño se da cuenta de si hay o no tensión en el ambiente, y de si es aceptado en su entorno. Esta herramienta tan desarrollada en los llamados “animales superiores”, como los perros y gatos que conviven con nosotros, está también presente en todo ser humano. Pero a menudo la desatendemos y queda eclipsada por el pensamiento racional.

Sin embargo, tener bien engrasado nuestro sexto sentido es clave para lograr el éxito en muchos ámbitos de la vida. El guardameta, por ejemplo, se sirve de la intuición para lanzarse al lado de la portería donde será chutado el penalti instantes antes del disparo. Del mismo modo actúan algunos inversores en Bolsa o la mayoría de editores, que contratan un libro que saldrá al mercado uno o dos años más tarde, con lo que solo pueden intuir lo que será el gusto de los futuros lectores.

En su libro Intuition: Its Powers and ­Perils (La intuición: sus fuerzas y peligros), David G. Myers habla del “procesamiento dual” de los acontecimientos. Este es consciente e inconsciente a la vez, lo cual nos permite saber mucho más de lo que creemos que sabemos. En sus propias palabras: “Somos capaces de diagnosticar problemas y tomar decisiones, igual que un mecánico de automóviles o un médico después de escuchar o dar un vistazo. Un profesional del juego del ajedrez, por ejemplo, tras una rápida mirada al tablero, puede, de manera intuitiva, saber cuál es el movimiento correcto basándose en miles de opciones almacenadas en su memoria”.

En su libro La inteligencia emocional aplicada al liderazgo y a las organizaciones, Robert K. Cooper y Ayman Sawaf mencionan un estudio que analizó a 93 ganadores de premios Nobel en un periodo de 16 años. Al estudiar los procesos que estas personalidades habían seguido para alcanzar sus descubrimientos, concluyeron que en 82 casos la intuición había desempeñado un papel importante, mientras que solo 11 se habían servido de forma casi exclusiva de la lógica racional y los hechos conocidos.

La intuición es, por tanto, un poderoso aliado, pero corremos peligro si no la complementamos con el pensamiento racional y la observación de los hechos. Muchas personas sobrevaloran sus corazonadas, lo cual les hace perder dinero en malas inversiones, contratar a empleados sin periodo de prueba o, en el plano sentimental, aventurarse en relaciones catastróficas por haber seguido un impulso irracional. El valor de nuestro sexto sentido se multiplica con la experiencia y el análisis racional, y a la inversa. Muchas predicciones científicas y empresariales han fracasado estrepitosamente al basarse solo en hechos contrastados e ignorar las inspiraciones que provienen de la intuición. Veamos algunas de ellas.

En 1486, los asesores de los Reyes Católicos evaluaron así la propuesta de Cristóbal Colón: “Tantos siglos después de la Creación es improbable que alguien pueda encontrar tierras desconocidas con algún valor”. En 1830, Dionysius Lardner, catedrático de Filosofía Natural y Astronomía del University College de Londres, afirmaba: “Los viajes en trenes de alta velocidad no son posibles porque los pasajeros no podrán respirar y morirán asfixiados”. En 1981, Bill Gates declaró que “640 kilobytes deberían ser suficientes para cualquier persona”. Un iPhone 6 tiene 128 millones de kilobytes.

La lista de predicciones fallidas es tan interminable como la de aciertos logrados tras sumar el conocimiento racional a una emoción que nos señala algo importante. Hablamos de un “golpe de inspiración” cuando un artista es pionero en un estilo que acabará siendo una moda generalizada, o cuando un fabricante lanza al mercado un producto que no existía, ni siquiera en la mente de los consumidores.

Lo que a menudo se engloba en el concepto “pensamiento lateral” sirve también para hallar respuesta a problemas que no hemos logrado resolver a través del pensamiento racional. El periodista y psicólogo Erik Pigani dice al respecto: “Encontrar de repente la solución a un problema que arrastramos durante un mes es algo habitual. Durante este tiempo, nuestro cerebro ha estado seleccionando informaciones y, sin nuestro conocimiento, ha llegado a una conclusión, y por tanto puede responder a la pregunta”.

Entonces surge el famoso “¡Eureka!”, que en griego clásico se traduce como “¡Lo he descubierto!”.
A menudo tenemos la impresión de que esta es una capacidad propia de los genios. Sin embargo, puede ser entrenada y potenciada como cualquier otra habilidad humana. De hecho, tal como sucede con las sincronicidades –las casualidades significativas–, al tomar conciencia de los mensajes de la intuición ya logramos que esta se refuerce. Este sería el primer paso para sacar partido al músculo secreto de la creatividad. En su libro Awakening Intuition(Despertando la intuición), la psicóloga Frances Vaughan propone además las siguientes medidas para potenciar esta capacidad:

- Aquietar la mente. Así como no se puede pintar una figura nítida en un lienzo emborronado, la intuición necesita de espacio mental para hacer aflorar sus mensajes. Practicar la relajación, el yoga o la meditación sirve para alejar el ruido de fondo de modo que pueda llegar la inspiración.

- Tomar nota de nuestras emociones. Cuando ante una persona, lugar o hecho experimentamos un sentimiento particular, debemos observarlo porque probablemente lleva un mensaje de nuestra oficina interior. Hay que respetar estas primeras impresiones.

- Practicar la atención. Observar algo durante más de tres segundos es todo un desafío, pero constituye la base del desarrollo de la intuición: aprender a enfocar la mente sobre una sola cosa o problema.

Frances Vaughan señala que el mayor obstáculo para la intuición es el autoengaño. En sus propias palabras: “Debemos ser capaces de separar las reacciones emocionales de las percepciones. Si estamos realmente molestos o preocupados por algo, no nos daremos cuenta de que en cualquier situación existen muchos más elementos fuera de nosotros mismos. Cuando las corazonadas resultan ser falsas, por lo general, lo que sucede es que hemos confundido la intuición con un deseo”.

Es muy valioso incorporar el poder de la intuición a nuestra vida diaria, pero no debemos obcecarnos hasta el punto de medirlo todo por estos mensajes sutiles, a menudo en forma de primeras impresiones. Enriquecer nuestro análisis racional con la magia del inconsciente es el binomio perfecto para una vida profunda, despierta y creativa.

Fuente: elpais.es. Ilustración de Anna Parini

Publicado en Misterios, Ciencia, Leyendas, Mitos, Profecías, Salud y Medicina Natural | Deja un comentario

Los nephilim: gigantes caminaron entre nosotros

Publicado en Documentales y Videos imprescindibles, El gran enigma de los extraterrestres, Historia Oculta, Misterios, Ciencia, Leyendas, Mitos, Profecías | 1 comentario

Los beneficios para la salud de hacer el amor

1507137_10152125112947211_228991018_n

1. Mantener relaciones sexuales alivia los dolores de cabeza. Cada vez que haces el amor se alivia la tensión de las venas del cerebro.

2. Hacer mucho el amor puede despejar una congestión nasal. El sexo es un antihistamínico natural. Ayuda a combatir el asma y las alergias de primavera.

3. Hacer el amor es un tratamiento de belleza espectacular. Científicos han comprobado que cuando la mujer tiene relaciones sexuales produce gran cantidad de estrógeno, lo que vuelve el pelo brillante y suave.

4. El sexo es uno de los deportes más seguros. Hacer el amor tonifica y fortalece casi todos los músculos del cuerpo femenino. ¡Es más agradable que nadar 20 vueltas en la piscina y no necesitas zapatillas especiales!

5. Hacer el amor despacito, suave y relajadamente reduce las posibilidades de sufrir dermatitis, espinillas y acné. El sudor producido limpia los poros y hace brillar tu piel.

6. Hacer el amor quema todas esas calorías que acumulaste en esa cena romántica anterior a la cama.

7. El sexo es remedio santo de cura para la depresión. Libera endorfinas en el flujo sanguíneo, creando un estado de euforia y dejando a la mujer con un sentimiento de bienestar inigualable.

8. El sexo es el tranquilizante y relajante muscular más seguro del mundo. Es mil veces más efectivo que el Valium.

9. Mientras más relaciones sexuales mantenga más posibilidades tienes de tener más. Un cuerpo activo sexualmente contiene mayor cantidad de feromonas. ¡Este aroma imperceptible excita a la mujer!

10. Besarse todos los días permite alejarse del dentista. Los besos ayudan a la saliva a limpiar los dientes y disminuye la cantidad de ácido que causa el debilitamiento del esmalte.

Publicado en Amor y Sexo Mágico, Salud y Medicina Natural | Deja un comentario

Sexo, brujería y la guerra contra las mujeres

inquisicion01

La guerra de la derecha contra las mujeres no es ciertamente una novedad. Como muchos —si no casi todos— los elementos primitivistas que conforman la plataforma cultural de la derecha, su miedo y rechazo a todo lo relacionado con el sexo (aparte del acto de la procreación) deriva de sus lazos con la iglesia. La guerra de la derecha contra las mujeres ha ido ganando ímpetu y atención mediática en los últimos meses principalmente como resultado de las mayorías integristas que gobiernan muchos estados del país (U.S.A.), mayorías que han estado usando su fuerza política para aprobar un histórico número de nuevas leyes represivas de los derechos de libertad sexual de las mujeres. Pero esto es simplemente la encarnación contemporánea de una larga y gloriosa historia de represión por parte de la iglesia (léase los hombres) de los derechos y prácticas sexuales de las mujeres (pero no de los hombres).

Puede ser una sorpresa para algunos de vosotros, como lo fue para mí, que la guerra contra las mujeres se remonte, de hecho, a fines del siglo cuarto. Encontré un ensayo fascinante y de un rigor científico inmaculado escrito por Max Dashu en 2004 y titulado “Herbs, Knots and Contraception” (“Hierbas, nudos y anticoncepción”). En él documenta la larga campaña de siglos llevada a cabo por la iglesia para ilegalizar y castigar todos los esfuerzos de las mujeres por tomar el control de su propio destino reproductor. Tales prácticas fueron etiquetadas como “brujería” y fueron objeto del máximo nivel de castigo y condena.

Los sacerdotes acusaban frecuentemente a las mujeres europeas de practicar magia sexual. Los libros penitenciales se refieren frecuentemente a pociones de amor [Rouche, 523]. Pero la brujería sexual fue más allá de conjuros de amor o incluso de la temida (y popular) magia de impotencia. Los primeros escritores medievales muestran que las mujeres usaban la medicina herbal y la brujería para controlar su propia fertilidad y sus embarazos. Obispos de Francia, España, Irlanda, Inglaterra y Alemania promulgaron cánones prohibiendo a las mujeres usar métodos para controlar su propia concepción y realizar abortos.

Agustín de Hipona, o San Agustín, creía que todas las personas tendían hacia el mal y debían ser objeto de castigos físicos cuando permitían que el mal dirigiera sus acciones. Creía que el pecado original de Adán yEva dañó su naturaleza mediante la concupiscencia o libido, que afectó a la inteligencia y voluntad humanas, así como a los afectos y los deseos, incluyendo el deseo sexual [1]. Fue el concepto de pecado original de Agustín lo que prendió la guerra de la iglesia contra el sexo y, a su vez, su guerra contra las mujeres. Desde luego, en aquellos tiempos la habilidad de controlar el nacimiento de niños —quizás la mayor prueba de la acción divina en la tierra— o incluso de tener relaciones sexuales sin las consecuencias de la procreación, equivalía a uno de los peores estigmas que la iglesia podía aplicar: brujería.

A requerimiento del papa, el obispo Caesarius de Arlès renovó la campaña a finales del siglo quinto. Sus sermones indican que las mujeres de la Provenza usaban no sólo pociones de hierbas, sino también amuletos, “marcas diabólicas” y otros métodos mágicos. [McLaren, 85] Denunciando la anticoncepción y el aborto como homicidio, Caesarius dio órdenes de que “ninguna mujer pueda beber cualquier poción que la impida concebir…” Su lema era: “Tantas anticoncepciones, otros tantos asesinatos. [Ranke-Heinemann, 73, 146-7] El obispo predicaba que tales mujeres deberían ser condenadas, a no ser que hicieran largas penitencias. Las acusaba de usar “bebidas diabólicas” para evitar quedar embarazadas y así hacerse ricas. El grado de hostilidad clerical incluso hacia el sexo marital puede ser medido por la predicción de Caesarius de que una mujer que tuviera sexo la noche antes de ir a la iglesia, o mientras menstruaba, tendría un hijo leproso, epiléptico o poseído por el demonio. Historias semejantes se repitieron durante toda la edad media. [Noonan, 146, 139ff; McLaren, 90-1]

Reparad en la referencia a “evitar quedarse embarazadas y así hacerse ricas” en la cita precedente. ¿Podría ser que la habilitación de las mujeres constituyera el fundamento de las objeciones de la iglesia? Tal vez. La guerra de la iglesia contra el sexo fue llevada a cabo con una espada de doble filo. Una cosa era, para las mujeres de la época, intentar tomar el control de sus funciones reproductivas. Y otra cosa totalmente distinta era para ellas rechazar las iniciativas sexuales de sus maridos.

La solución de los obispos para las mujeres que no querían tener más hijos era sencilla y ridícula: conseguir que sus maridos aceptaran una vida de castidad. [Schulenberg, 243]. Desde luego, las mujeres casadas no tenían derecho legal a rehusar el sexo a sus maridos, y los maridos obligaban regularmente a las siervas a acostarse con ellos. Insensible a sus dificultades, Caesarius insistía: “La castidad es la única esterilidad posible para una mujer cristiana”. Escribió que él habría excomulgado a los hombres que tenían concubinas, pero que eran “demasiados”. Pero los números no preocupaban al obispo cuando se trataba de los intentos de las mujeres de controlar la natalidad. Caesarius denunció a mujeres que usaban hierbas anticonceptivas, así como a las que intentaban concebir “mediante hierbas o marcas diabólicas o amuletos sacrílegos”. [Noonan, 145-7]

Un par de siglos más tarde, la guerra de la iglesia contra las mujeres y el sexo continuó incansable, pero no con tanta intensidad contra los hombres. Y en aquel momento se ve que las opiniones antisexuales de la iglesia incluían la condena de la homosexualidad, pero no necesariamente la de aquellas que disfrutaban de los frutos de la profesión más antigua.

En el siglo octavo, la Colección Irlandesa de Cánones dedicó toda una sección a pronunciamentos sobre las “Cuestiones de las Mujeres”. Los monjes se quejaban de que las mujeres “toman bebidas diabólicas para no volver a quedarse embarazadas”. Siguiendo al obispo de Arlès [la Biblia no dice nada del tema de la anticoncepción femenina y el aborto] equiparan la prevención del embarazo mediante pociones herbales —“esterilidad por brebajes”— con el asesinato. [Noonan, 155] Especialmente odiosas a ojos de los monjes eran las mujeres solteras que tenían relaciones sexuales. Una sección llamada “Vírgenes simuladas y su moral” castiga a las jóvenes por hacer uso del control de la natalidad para ocultar sus aventuras amorosas. [Noonan, 159] (En la mentalidad del clérigo autor del texto no cabía otra razón para ese uso). Ya está implícita la noción del embarazo como un castigo divino para las mujeres no castas, mientras que los hombres no resultan afectados. Los penitenciales tratan las proezas sexuales de los hombres, y la proeza bajo la forma de concubinato, con lenidad, incluso con indulgencia. La única excepción es su severidad hacia la homosexualidad, que catalogan entre los peores pecados. [Brundage, 174] No se menciona la prostitución. [McLaren, 118]

Dada su propensión al pensamiento retorcido y brutal, no es sorprendente que los monjes de la iglesia de aquella época no consideraran la violación como especialmente preocupante.

Los monjes mostraban más entusiasmo en castigar la sexualidad de las mujeres que interés por prevenir las agresiones sexuales contra ellas. Las penitenciales de Cummean y Finnian son laxas con los señores que tienen relaciones sexuales con las siervas, sin considerar nunca la alta probabilidad de que existiera coacción y violación. Ambos textos se limitan simplemente a aconsejar a los hombres vender las mujeres y hacer un año de penitencia. En otros textos, el único castigo es la orden de liberar a la sierva. [McNeill / Gamer, c 40; Bitel, 151-2] No se toman precauciones para proteger los derechos de las siervas o de sus hijos. No es que los monjes no fueran conscientes de las condiciones que tales mujeres debían soportar. Bonifacio reconocía indirectamente la realidad cuando, al decir a los germanos que un clérigo sólo se podía casar con una virgen, clasificaba a las mujeres liberadas (junto con las viudas y las mujeres abandonadas) como no vírgenes. [HefeleIII.2, 843] Sólo la oscura Poenitentiale Valicellanum muestra compasión por las mujeres preñadas por sus violadores: “Una mujer que expone su hijo no querido porque ha sido violada por un enemigo o porque es incapaz de mantenerle no debe ser recriminada, pero, no obstante, debe hacer penitencia por tres semanas”. [Schulenberg, 250] Pero este texto es el único que se expresa así.

Si hay algo que puede servir como analogía de los partidos políticos de aquella época, sería ciertamente la de la iglesia contra los paganos. Y de la misma forma que ocurre con las tendencias políticas de nuestros días, donde la iglesia se oponía inequívocamente a la sexualidad, los paganos la celebraban como un ritual. Y lo único que quería la iglesia era convertir a todos los paganos al cristianismo, o matar a los que se negaban a hacerlo.

Una visión del mundo diametralmente opuesta es evidente en el deleite pagano en la sexualidad. Muchos académicos modernos han cuestionado esta idea como romanticismo neopagano, pero se olvidan de que su origen está en los mismos clérigos de los primeros tiempos, que repetidamente denunciaron la exaltación de los placeres sensuales como pensamiento pagano. Los antiguos festivales que celebraban el paso de las estaciones, las danzas de hogueras de los festivales paganos, la cocción de panes de fiesta, integraban de hecho lo sagrado con lo sexual y el mundo material. Las esculturas muestran que se sentía una especial reverencia por el poder sexual de las mujeres. Los antiguos irlandeses tallaban diosas exuberantes, vitales, mostrando un poder que emanaba de sus vulvas. Estas sheela-na-gigs descienden de una veneración muy antigua por lo erótico, cuyo poder es interpretado como benéfico y protector. Toscas y contundentes, las mujeres de piedra no son en absoluto suficientemente recatadas o sumisas para ser interpretadas como objetos sexuales o decorativos. Muchas de ellas son mujeres mayores que hace mucho que dejaron atrás la etapa fértil.

Así que podemos ver que hay una historia rica y profunda de esta guerra contra las mujeres que castiga la anticoncepción y el aborto e incluso concede un valor moral más elevado a la violación que a los derechos de las mujeres. Es de esperar que, en la medida en que los modernos medios de comunicación dirijan su atención hacia estas vergonzosas posiciones y nosotros aprendamos más de sus raíces históricas, podremos finalmente reunir suficiente poder político para vencer en esta guerra, de una vez y para siempre.

Por Jim Rea

18 de marzo de 2012

Jim Rea es miembro de la Junta Directiva de la Woodhull Sexual Freedom Alliance. Su artículo apareció originalmente en el blog Daily Kos.

Publicado en Amor y Sexo Mágico, Historia Oculta, Misterios, Ciencia, Leyendas, Mitos, Profecías, Salud y Medicina Natural | 1 comentario

¿No hubo Big Bang?: Una ecuación cuántica demostraría que el universo no tiene inicio

universo-existio-siempre

El universo podría haber existido desde siempre, de acuerdo con un nuevo modelo que aplica términos de corrección cuántica para complementar la teoría de la relatividad general de Einstein. El modelo también puede explicar la materia oscura y la energía oscura.

La edad ampliamente aceptada del universo, según las estimaciones de la relatividad general, es de 13.800 millones de años. En un principio, todo lo que existía ocupó un único punto infinitamente denso o, en otras palabras, la singularidad. Despues aquel punto empezó a expandirse hasta desencadenar el Big Bang, considerado el origen del universo, cuenta Science Direct.

Aunque la singularidad del Big Bang surge directa e inevitablemente de las matemáticas de la relatividad general, algunos científicos consideran el asunto problemático, ya que las matemáticas solo pueden explicar lo que sucedió después, y no antes de la singularidad.

Sin embargo, Ahmed Farag Ali, de la Universidad de Benha, Egipto, y Saurya Das de la Universidad de Lethbridge, Canadá, afirman que la singularidad del Big Bang puede ser resuelta por su nuevo modelo, en el que el universo no tiene ni principio ni fin.

Los investigadores usaron la ecuación de Raychaudhuri y las ecuaciones de Friedmann, que describen la expansión y evolución del universo (incluyendo el Big Bang) en el contexto de la relatividad general. El modelo de Ali y Das contiene elementos tanto de la teoría cuántica, como de la relatividad general.

En términos físicos, su modelo describe el universo como lleno de un “fluido cuántico”. Los científicos proponen que este líquido podría estar compuesto por gravitones, hipotéticas partículas sin masa que median la fuerza de gravedad.

Para entender el origen del universo, ellos analizaron el comportamiento de este fluido a través del tiempo. Sorprendentemente, encontraron que este no converge hacia la singularidad, sino que, al contrario, el universo parece haber existido siempre. Si bien era más pequeño en el pasado, sostiene Das.

El Papa:” El Big Bang no se contradice con la intervención de Dios”

Por su parte, el papa Francisco afirmó que la teoría científica del Big Bang sobre el origen del Universo “no se contradice con la intervención de Dios, sino que la exige” y que “el principio del mundo no es obra del caos”.

“El mundo deriva directamente de un poder supremo creador del amor”, dijo el papa durante un evento en la Pontifica Academia de las Ciencias en el Vaticano.

Francisco criticó que cuando se lee en el libro de Génesis cómo fue el origen del mundo, se piensa “en un Dios mago, que con una varita mágica ha creado todo, pero no es así”.

“Él creó a los seres y les dejó que se desarrollaran de acuerdo a las leyes internas que les dio a cada uno, para que evolucionaran, para que llegaran a su plenitud”, aseguró el Sumo Pontífice, antes de añadir que “así es como el mundo fue avanzando siglo a siglo, milenio a milenio, hasta llegar a lo que es hoy”.

Finalmente el papa afirmó que la responsabilidad del científico, “sobre todo el científico cristiano, es preguntarse sobre el porvenir de la humanidad y del mundo” para ayudar así a “preparar, preservar y eliminar los riesgos que puedan existir, tanto naturales como por acción del ser humano”.

“El científico debe actuar (…) para lograr alcanzar el grado de desarrollo incluido en el diseño del Creador”, concluyó.

Publicado en Historia Oculta, Misterios, Ciencia, Leyendas, Mitos, Profecías | 1 comentario

Los fragmentos del Evangelio más antiguos del mundo

Papyrus_66

Papiro 66, también llamado Papiro Magdalena, conservado en el Magdalen College de Oxford  (Foto Wikipedia)

El anunciado hallazgo de un papiro en una máscara de momia egipcia «sería muy importante si proporcionara un texto mucho más antiguo de Marcos», dice un experto.

Algunos de los papiros más antiguos con textos del Nuevo Testamento habían sido encontrados en vertederos de papel en el desierto, o comprados a comerciantes de antigüedades, pero nunca hasta ahora se había dado con uno de ellos en una momia egipcia, entre los cientos de documentos utilizados como papel maché para crear su máscara. Un grupo de expertos de la Universidad evangelista de Acadia (Canadá) lo encontró hace tres años y ha logrado identificar el texto como un fragmento del evangelio de San Marcos datado entre el año 80 y el 90 después de Cristo. De confirmarse, sería el primer manuscrito del Nuevo Testamento que se conoce.

Los científicos creen que el papiro en el que se escribió esta copia del evangelio de San Marcos habría sido reciclado después por otras personas para elaborar la máscara funeraria, una práctica común entre las clases humildes egipcias que tenían que conformarse con papiro o lino, pegamento y pintura, según señaló el doctor en Estudios Bíblicos Craig Evans el pasado 18 de enero a Live Science.

«Si lo que dicen es cierto, el hallazgo sería de gran importancia, pues el papiro más antiguo que tenemos de Marcos es relativamente tardío: el P45, que contiene los cuatro evangelios, aunque en otro orden (Mateo, Juan, Lucas y Marcos. Data de mediados del siglo III», señala Santiago Guijarro, catedrático de Nuevo Testamento de la Universidad Pontificia de Salamanca y director de la Asociación Bíblica Española.

Aunque Craig Evans «es un profesor de reconocido prestigio», «totalmente confiable» y que «ha publicado mucho y con gran rigor», los expertos han acogido estas noticias «con cierto escepticismo» al no tener los datos de la investigación, afirma Guijarro. Evans y los demás expertos de este proyecto han firmado un protocolo para no revelar datos antes de publicar sus descubrimientos en una revista especializada a finales de año. Entonces se sabrá cuáles son las líneas del evangelio escondidas en la máscara.

Los fragmentos de Evangelio más antiguos del mundo

ABC
La máscara de la momia donde se ha hallado el papiro

Para el prestigioso biblista español, «este descubrimiento sería muy importante si nos proporcionara un texto (en realidad sería un pequeño fragmento) mucho más antiguo de Marcos». La transmisión de este evangelio «es muy particular» ya que «una vez que Mateo y Lucas lo incorporaron en sus respectivos evangelios, casi dejó de copiarse», explica Guijarro.

«Por eso no nos han llegado papiros con el texto de Marcos, mientras de los otros evangelios tenemos bastantes», añade el autor del libro «Los cuatro evangelios» (Salamanca, 2012). Existen unos 5.000 manuscritos, bastantes de ellos de la época preconstantiniana (después de Constantino los textos se copiaron en grandes códices y se difundieron mucho), explica Guijarro.

«Uno se hace una idea de lo que esto significa cuando cae en la cuenta de que las obras los autores clásicos, por ejemplo de Homero, nos han llegado en manuscritos copiados ocho o diez siglos después de que fueran compuestas», subraya el catedrático de la Universidad Pontificia. En el caso del Nuevo Testamento y en especial de los evangelios, «no es así» porque «tenemos papiros copiados veinte o treinta años después de que fueran compuestos, y tenemos muchos». El Nuevo Testamento «es, con mucho, el texto mejor atestiguado de toda la literatura antigua», asegura.

Los fragmentos de Evangelio más antiguos del mundo

WIKIMEDIA
Papiro 52

El fragmento de evangelio canónico más antiguo admitido hasta ahora es el recogido en el  Papiro 52 que se conserva en la biblioteca John Rylands, en Manchester. Contiene un pequeño texto del evangelio de San Juan y se cree que data del siglo II.

El papiro hallado en la máscara egipcia sería anterior, pues se remonta, según los expertos canadienses, entre el año 80 y 90 después de Cristo. En opinión de Guijarro, «el principal problema que presenta este hallazgo es que no han explicado aún por qué lo datan con tanta precisión en la década de los 80».

El biblista imagina que habrán podido datar la tumba y la momia, de cuya máscara han obtenido el papiro que sería lógicamente anterior. Habría que contar además con un tiempo para que el papiro fuera desechado, puesto que un cristiano nunca hubiera utilizado un texto bíblico como papel maché. La datación del papiro «es el punto que hay que aclarar en primer lugar», ya que es «un asunto complejo y ahí se va a jugar todo», asegura Guijarro.

Aún en el supuesto de que pudiera datarse en la década de los 80, el director de la Asociación Bíblica Española cree que «ninguna de las dos hipótesis que hoy se barajan para situar la composición de Marcos (Roma o Siria) se vería afectada». Existe bastante acuerdo entre los expertos en que este evangelio se compuso en torno al año 70 y resulta factible, a juicio de Guijarro, que una copia llegara a Egipto, ya fuera desde Roma o desde Siria, puesto que «las comunicaciones por mar eran muy buenas entonces al ser el Mediterráneo un mar interno sin piratas».

En este punto coincide con Evans, que resaltó cómo «en el Imperio Romano el correo se movía casi a la misma velocidad con la que lo hace ahora» y «una carta escrita en Roma podía ser leída en Egipto en unas semanas». Aunque en opinión de Guijarro, «el Evangelio de Marcos no se compuso en Roma, sino en Palestina» y hay indicios para afirmar que «llegó muy pronto a Roma y que desde allí se difundió».

Papiros antiguos importantes

Hasta la fecha, el documento más antiguo conservado de San Marcos es el Papiro 45, de mediados del siglo III, que fue adquirido en Egipto por el coleccionista Alfred Chester Beatty (1875-1968) y que se conserva en la biblioteca de su mismo nombre en Dublín (Irlanda). «Es muy importante» porque «es el primer códice que contiene los cuatro evangelios», destaca Santiago Guijarro.

Los fragmentos de Evangelio más antiguos del mundo

Papiro Chester Beatty

Del Evangelio de San Juan hay fragmentos anteriores, como en el Papiro 52 antes mencionado que contiene líneas de Juan 18:31-33 y en su parte posterior de los versículos 37-38 escritos en griego. Fue adquirido por Bernard Grenfell en 1920 en el mercado egipcio junto a otros documentos procedentes de un vertedero, aunque su estudio y catalogación la realizó Colin H. Roberts en 1934.

El Papiro 66, de comienzos del siglo III, contiene casi completo el Evangelio de Juan. Hallado en Egipto en 1952, forma parte de la colección de los papiros Bodmer que se conservan en la Biblioteca Bodmeriana, en Cologny.

Medio siglo antes, el reverendo Charles Bousfield Huleatt adquirió en 1901 en Luxor (Egipto) y donó al Magdalen College de Oxford elPapiro 64, también llamado «Papiro Magdalena». Se cree que estos fragmentos y los del P67 o «Papiro Barcelona», de la colección de Ramón Roca-Puig que conserva la Abadía de Montserrat, pertenecieron a un mismo códice del Evangelio de San Mateo.

Otro de los papiros más antiguos e importantes que destaca Santiago Guijarro es el P4 o Papiro de París, con fragmentos del Evangelio de Lucas y datado en el siglo III. El documento, que se conserva en la Biblioteca Nacional de Francia, fue encontrado a orillas del Nilo en 1889 por Vincent Scheil, que publicó su texto en 1892.

Estos y otros más «no son reproducciones del texto del Nuevo Testamento sino sólo fragmentos pequeños de texto», remarca Jesús Peláez del Rosal, catedrático de Filología Griega de la Universidad de Córdoba. El texto mejor transmitido y completo del Nuevo Testamento, señala Peláez, «se encuentra en los códices Vaticano y Sinaítico».

El polémico papiro 7Q5 de Qumrán

Publicado en Historia Oculta, Misterios, Ciencia, Leyendas, Mitos, Profecías | Deja un comentario